La ley 28/2014 modifica a partir del 1 de enero de 2015 el impuesto de la electricidad. Una de sus principales modificaciones viene dada en su artículo 92 “Hecho imponible”. Para los productores fotovoltaicos que vendan toda su energía, desaparece la obligación de presentar el modelo 560 (que sustituye al 513). Por lo que la no sujeción del impuesto, implica que estos titulares pueden solicitar la baja del “Código de actividad y establecimiento” (CAE) en la Agencia Tributaria.

Esto no afecta al modelo 583, que grava el 7% sobre el valor de la producción, cuya presentación es en Noviembre, y sigue vigente.